miércoles, 30 de octubre de 2013

7 claves para ir al restaurante con tu hijo/a y disfrutar en el intento

Parece sorprendente que cada vez más restaurantes se nieguen a que familias con sus respectivos niños/as vayan a comer a sus establecimientos. Y digo "parece sorprendente" porque ¿quién no se ha encontrado comiendo con un niño/a corriendo por las mesas cual mosca cojonera? ¿o la típica rabieta inconsolable porque no quiere comerse lo que tiene en el plato? No sólo es una molestia para los que comparten el espacio sino que se convierte en una situación muy embarazosa e incómoda para los padres/madres de estos niños/as. 

Hay familias que optan por no ir a restaurantes, "quien evita la situación evita el peligro". Otras piensan en que "no pasa nada que el niño revolotee incontroladamente por las mesas porque es un niño, o esté jugando en mitad del suelo del restaurante, o pegue gritos sin ton ni son..." Cómo diría mi padre "¡ni tan calvo ni con tres pelucas por favor!"

Creo que ir al restaurante con niños/a no tiene por qué ser una situación engorrosa ni terrorífica, ni para los padres/madres ni para los comensales que comparten el espacio. Comer en un restaurante con tus hijos/as es posible, os lo aseguro. Para ello me gustaría compartir algunas claves que encontré en un artículo extranjero:

1. Asegurate de que al restaurante al que vas los niños/as son bienvenidos. Y cuando digo esto no me refiero a que sean admitidos, sino a otros detalles como por ejemplo a si tienen silletas para niños/as o si tienen un menú diseñado para ellos. Pequeños detalles que harán la excursión al restaurante más fácil sin duda.

2. Para empezar a salir con tus hijos/as entrénate primero en establecimientos dirigidos a familias con niños/as (ejemplo: hamburgueserías o sitios con parque de "bolas")  . El hecho de que hayan otras familias cómo vosotros os hará la vida más fácil en el caso de que se descontrole la situación, sin olvidar que el personal está acostumbrado a tratar con los pequeñines. Pide sólo un plato, evitando los entrantes, ya que las primeras veces vuestro objetivo es estar en el sitio a gusto aunque sea poco tiempo.   También aprovecha e para jugar con tu niño/a a "ser adulto", ellos se lo pasarán pipa a la vez que aprenderán cómo deben comportarse en un restaurante.

3. Id temprano a comer, todos sabemos lo que es un niño/a muy cansado y con hambre. Así que mejor ir después de que tu hijo/a haya dormido una pequeña siesta y evitando la "hora punta", habrá menos gente y la "vida" será más fácil para todos:  habrá menor probabilidad de molestar, el personal estará más tranquilo y amable, y será menos probable que tu hijo/a se alborote por el ruido del entorno. En un entorno tranquilo es más  fácil aprender.

4. Siempre ten preparado un "kit" de juguetes de supervivencia. Normalmente a los niños/as estar sentados mucho tiempo puede llevarles a ponerse nerviosos. Tener a mano los lápices de colores o sus juguetes favoritos puede hacer que se tranquilicen y permanezcan sentados. Sólo en caso de emergencia saca el ipad o la tablet, y digo esto porque nuestro objetivo no es que se aisle en su mundo de pocoyó de fantasía sino que aprenda a compartir el espacio de la mesa con todos.

5. Explícale lo que esperas de él/ella antes de salir de casa. Por ejemplo dile que mientras esté en el restaurante debe permanecer sentado, hablar bajito y usar cubiertos. Es muy importante que le muestres  cuanto tiempo estaréis en el restaurante, por ejemplo con las agujas del reloj.

6. ¿Disciplina? Si pero sin montar shows. Si ves que a tu hijo/a le viene grande la situación y tiene una rabieta sal con él al baño o a la puerta del restaurante hasta que se calme, el personal y los comensales te lo agradecerán y tu hijo aprendará a tolerar la frustración. Eso si, prepárate para iros del restaurante en el caso de que no sea capaz de calmarse.

7. El restaurante es buen lugar para que tu hijo/a aprenda cuales son las costumbres sociales de nuestra cultura.No sólo para enseñarle cuando debe decir gracias o por favor, sino también porque él verá cómo lo dices tu.


Fuente: Adaptado de  "8 Ways to enjoy eating at restaurants with kids". de Parents.com. [acceso Octubre 2013]


Y como siempre me gusta terminar las entradas con un vídeo me gustaría recordar viejos tiempos. ¿Quién se acuerda de la serie del Chavo del 8? Pues he encontrado un capítulo en que el chavo va a un restaurante. ¡Que recuerdos!







martes, 15 de octubre de 2013

Pautas: hablar con el colegio sobre el bullying

Con esta entrada me gustaría cerrar el ciclo de entradas sobre el Bullying. Anteriormente ya explicamos cuales son las "Claves para detectar el acoso escolar" y cómo hablar sobre esto con tu hijo/a ("Se meten con él en el cole"). Sin embargo no podemos quedarnos ahi, en el acoso escolar hay un tercer protagonista, que es justo el contexto en dónde se produce, el centro educativo. Cuando se esto sucede es importante hablar con el centro escolar (profesores, jefe de estudio, tutores, etc.) y  tener en cuenta los siguientes puntos para que esta intervención sea productiva y favorable para todas las partes:


  • Antes de ir al colegio haz una lista con todo lo sucedido, quien estuvo implicado, a qué hora sucedió, qué niños/as fueron testigos, todo lo que tu hijo/a pudiera haber hecho para provocar el incidente y si es un hecho aislado o es uno más de de una serie. 
  • Pide una cita con el tutor o con el jefe de estudios, no vayas al colegio sin avisar ni de forma precipitada. 
  • No culpes al colegio ni a los profesores, recuerda que ellos/as son probablemente los últimos en ser conscientes de que la situación de acoso que está sucediendo en su aula. Lo más lógico, y así sucede en general,  es que el centro escolar  se muestre abierto a esclarecer las situaciones de acoso y a ayudar a tu hijo/a.
  • Es importante que tu actitud sea de colaboración no de exigencia. Haz entender a los profesores y tutores que estás dispuesta/o a ayudar, ellos harán lo propio contigo y tu hijo/a. 
  • Se paciente y dale tiempo al centro  para tomar medidas y afrontar el problema. Sin embargo sí que es importante que permanezcas en contacto con ellos y que acuerdes citas periódicas para hablar sobre cómo la situación de acoso se resuelve y si da resultado.  



¿Qué hacer si las cosas no mejoran?

Haz un diario con las situaciones de acoso. Escribe cada incidente tan pronto como pase, con la fecha, lo sucedido, quién lo hizo y quién lo vio. También apunta que consecuencias o efecto tuvo en tu hijo/a, si se lo ha contado a alguien, qué le dijeron y si ha tenido repercusiones posteriores. 

Avisa al colegio cada vez que se produzca un incidente. Apunta lo que dícen y qué efectos tienen las acciones tomadas para solucionar el problema: Si tu niño/a resulta herido haz fotografías y ve al médico (o a la policía si el hecho es muy grave). Los centros escolares tienen recursos para afrontar la situación, desde una advertencia a otras medidas a tomar con el acosador o los padres de el/ella. 

Sólo en el caso de haber realizado lo anterior, si ves que las medidas que se han tomado no surten efecto y la relación con el centro se deteriora,  no desistas. Acude a un organismo superior (ej. Consejería de educación) que ellos te informarán sobre los pasos a seguir y qué hacer. 



Tened en cuenta que el bullying o acoso es un problema en que hay varias partes implicadas y requiere una coordinación entre todos para poder parar este tipo de situaciones que sólo promueven relaciones de abuso y de poder. Si sumamos fuerzas se puede construir una sociedad mejor para nuestros niños/as.



Fuente: Adaptado de "What to do if your child is being bullied" Bulling UK. [Acceso Octubre 2013]


martes, 1 de octubre de 2013

Se meten con él/ella en el cole



Foto por duchessa
Recientemente publiqué una entrada haciendo referencia al Bullying, una realidad más que presente en los centros educativos y que muchas veces pasa desapercibida. Todos/as recordamos de pequeños como en alguna ocasión se metieron con nosotros por tener el pelo diferente, ser más bajitos, más gorditos o simplemente por destacar en los estudios. Es algo que no se puede dejar pasar.

¿Cómo saber si mi hijo/a está siendo acosado? te invito a leer la entrada "Claves para detectar el bullying o el acoso escolar", ya que ofrezco ciertas pistas que te pueden ayudar como padre/madre. 

Pero una vez que ya sabes que tu hijo/a está siendo acosado/a en el colegio ¿Qué puedes hacer para ayudarle?

1. Escúchale atentamente, dejando a un lado los sentimientos de rabia o enfado que te puedan surgir a raíz de lo que te cuente. Es muy importante que dediques ese espacio para que pueda expresar lo que le está pasando.

2. Pregúntale cómo le gustaría que afrontarais la situación. No se trata de que él decida qué hacer sino de que sienta implicado en la toma de decisiones.  Tomar la iniciativa y no contar con él/ella puede hacerle sentir más nervioso o más inquietud por lo que pueda pasar. 

3. Déjale claro que no es su culpa. Ser víctima no significa ser el débil  y ser el acosador no significa ser fuerte. 

4. Ayúdale a descubrir nuevas habilidades o capacidades. Apuntale a un club deportivo, a teatro o a defensa personal. En estos entornos conocerá gente nueva y le hará ganar en confianza y autoestima. El primer paso para poder afrontar la situación. 



Prohibido, nunca, never.

  • Nunca le incites al "ojo por ojo, diente por diente", es decir a que devuelva los insultos o que si le pegan se defienda pegando. Esto no resuelve el problema y si tu hijo/a tiene autoestima baja entonces esto sólo le ayudará a ganar en tensión y a sentirse más ansioso. 

  • Prohibido "vestirse de papá duro" y decirle que aprenda a resolver el problema él solo o que es parte del aprendizaje de su vida. El bullying puede llegar a extremos muy complejos que pueden terminar en el suicidio. 



Más vale prevenir...

  • Es importante que conozcas cuales son las amistades de tu hijo/a, los entornos en los que se mueve. Para esto muchas veces sirve invitar a sus amigos a casa o tener contacto con los padres de los amigos de tu hijo/a.

  • Una buena manera de conseguir hablar con tu hijo/a de muchos temas, entre ellos el bullying,  es compartir con él las tareas cotidianas de casa (deberes, tareas de casa, ...)

Es obvio que estos consejos son sólo la primera parte de cómo actuar si tu hijo/a la está sufriendo. El siguiente paso sería ponerse en contacto con el colegio para intentar atajarla. Pero para esto es importante tener en cuenta ciertos consejos que publicaré proximamente. 

A continuación os dejo con un vídeo con una historia de bullying que puede hacer que se os escape más de una lágrima (os aviso). Se trata de un niño que tras muchos años de acoso se defendió (pudo hacerlo por su envergadura) y dió la casualidad que lo grabaron. No estoy de acuerdo en cómo se resolvió esta situación porque se llegó a un extremo y aunque  sí pudo defenderse la mayoría de las veces esto no es así. El hecho es que la historia ha salido en medios de comunicación. Creo que esta video-entrevista  nos puede ayudar a comprender lo que es el acoso, que  ni sus propios padres sospechaban. 

Por supuesto os recuerdo, que si os gusta el artículo lo compartáis, difundáis y todo lo que sea transmitir el mensaje para poder acabar con el bullying. Para compartirlo os recuerdo que tenéis debajo del título los enlaces a las diferentes redes sociales.

 

Fuente: Adaptado de What to do if your child is being bullied? Bulling UK. Family Lives. http://www.bullying.co.uk/advice-for-parents/what-to-do-if-your-child-is-being-bullied/ [acceso: Sept. 2013]