miércoles, 30 de octubre de 2013

7 claves para ir al restaurante con tu hijo/a y disfrutar en el intento

Parece sorprendente que cada vez más restaurantes se nieguen a que familias con sus respectivos niños/as vayan a comer a sus establecimientos. Y digo "parece sorprendente" porque ¿quién no se ha encontrado comiendo con un niño/a corriendo por las mesas cual mosca cojonera? ¿o la típica rabieta inconsolable porque no quiere comerse lo que tiene en el plato? No sólo es una molestia para los que comparten el espacio sino que se convierte en una situación muy embarazosa e incómoda para los padres/madres de estos niños/as. 

Hay familias que optan por no ir a restaurantes, "quien evita la situación evita el peligro". Otras piensan en que "no pasa nada que el niño revolotee incontroladamente por las mesas porque es un niño, o esté jugando en mitad del suelo del restaurante, o pegue gritos sin ton ni son..." Cómo diría mi padre "¡ni tan calvo ni con tres pelucas por favor!"

Creo que ir al restaurante con niños/a no tiene por qué ser una situación engorrosa ni terrorífica, ni para los padres/madres ni para los comensales que comparten el espacio. Comer en un restaurante con tus hijos/as es posible, os lo aseguro. Para ello me gustaría compartir algunas claves que encontré en un artículo extranjero:

1. Asegurate de que al restaurante al que vas los niños/as son bienvenidos. Y cuando digo esto no me refiero a que sean admitidos, sino a otros detalles como por ejemplo a si tienen silletas para niños/as o si tienen un menú diseñado para ellos. Pequeños detalles que harán la excursión al restaurante más fácil sin duda.

2. Para empezar a salir con tus hijos/as entrénate primero en establecimientos dirigidos a familias con niños/as (ejemplo: hamburgueserías o sitios con parque de "bolas")  . El hecho de que hayan otras familias cómo vosotros os hará la vida más fácil en el caso de que se descontrole la situación, sin olvidar que el personal está acostumbrado a tratar con los pequeñines. Pide sólo un plato, evitando los entrantes, ya que las primeras veces vuestro objetivo es estar en el sitio a gusto aunque sea poco tiempo.   También aprovecha e para jugar con tu niño/a a "ser adulto", ellos se lo pasarán pipa a la vez que aprenderán cómo deben comportarse en un restaurante.

3. Id temprano a comer, todos sabemos lo que es un niño/a muy cansado y con hambre. Así que mejor ir después de que tu hijo/a haya dormido una pequeña siesta y evitando la "hora punta", habrá menos gente y la "vida" será más fácil para todos:  habrá menor probabilidad de molestar, el personal estará más tranquilo y amable, y será menos probable que tu hijo/a se alborote por el ruido del entorno. En un entorno tranquilo es más  fácil aprender.

4. Siempre ten preparado un "kit" de juguetes de supervivencia. Normalmente a los niños/as estar sentados mucho tiempo puede llevarles a ponerse nerviosos. Tener a mano los lápices de colores o sus juguetes favoritos puede hacer que se tranquilicen y permanezcan sentados. Sólo en caso de emergencia saca el ipad o la tablet, y digo esto porque nuestro objetivo no es que se aisle en su mundo de pocoyó de fantasía sino que aprenda a compartir el espacio de la mesa con todos.

5. Explícale lo que esperas de él/ella antes de salir de casa. Por ejemplo dile que mientras esté en el restaurante debe permanecer sentado, hablar bajito y usar cubiertos. Es muy importante que le muestres  cuanto tiempo estaréis en el restaurante, por ejemplo con las agujas del reloj.

6. ¿Disciplina? Si pero sin montar shows. Si ves que a tu hijo/a le viene grande la situación y tiene una rabieta sal con él al baño o a la puerta del restaurante hasta que se calme, el personal y los comensales te lo agradecerán y tu hijo aprendará a tolerar la frustración. Eso si, prepárate para iros del restaurante en el caso de que no sea capaz de calmarse.

7. El restaurante es buen lugar para que tu hijo/a aprenda cuales son las costumbres sociales de nuestra cultura.No sólo para enseñarle cuando debe decir gracias o por favor, sino también porque él verá cómo lo dices tu.


Fuente: Adaptado de  "8 Ways to enjoy eating at restaurants with kids". de Parents.com. [acceso Octubre 2013]


Y como siempre me gusta terminar las entradas con un vídeo me gustaría recordar viejos tiempos. ¿Quién se acuerda de la serie del Chavo del 8? Pues he encontrado un capítulo en que el chavo va a un restaurante. ¡Que recuerdos!